Crédito fotografía: 
Eduardo Guajardo
El equipo de Tito Tapia cayó anoche en Viña del Mar por 1-2 ante el cuadro ruletero, en el primero de los dos compromisos de la ronda de los cuatro mejores. El deté porteño reconoció que habían tenido un gran desgaste y que la llave quedó abierta para la revancha.

Coquimbo Unido sufrió su primera derrota en Copa Chile 2021, al caer por 1-2 ante Everton de Viña de Mar, en el duelo de ida de las semifinales del torneo federativo que se jugó anoche en el Estadio Sausalito. La llave se cerrará con el compromiso de vuelta el 01 de septiembre en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso.

El partido, jugado bajo una intensa lluvia, no ofreció grandes emociones, aunque los minutos finales terminaron con polémica tras el cobro del lanzamiento penal en favor del dueño de casa, que determinó la diferencia en las cifras cuando ya se jugaba el tiempo suplementario.

 

El comienzo

Contrariamente a lo pensado y bajo la fuerte lluvia que caía en el césped del Sausalito, los hombres aurinegros se pararon sin complejos, tomando el control de las acciones, recuperando rápidamente el balón en las segundas pelotas, frente a un local que estaba retrasado y no lograba conectarse.

Si bien Coquimbo mantuvo en esos primeros minutos el control de las acciones, no generó ocasiones de peligro sobre el arco de Franco Tognascioli, ya que sus hombres de ataque fueron bien neutralizados por los defensores ruleteros.

Una vez que los viñamarinos comenzaron a posicionarse mejor, adelantaron sus líneas y lograron generar un par de aproximaciones hacia el arco del portero Cano, aunque la zaga pirata, la mejor del torneo y de los cuatro equipos que sigue en carrera, volvió a mostrar solidez y fiato, manteniendo bien controlados a los atacantes Cerato y Waterman.

En la segunda fracción, la lluvia no paró en Viña del Mar, aunque el equipo local asumió la responsabilidad y salió decididamente a cambiar el trámite del compromiso.

Y lo logró rápidamente, siendo el zaguero Rodrigo Echeverría quien pudo quebrar la paridad venciendo al portero Matías Cano con un potente cabezazo que se fue alejando hacia el poste derecho cuando se cumplía el minuto 59. De esa manera se terminó el increíble registro de 689 minutos sin recibir goles en la portería aurinegra, gol que llegó en un momento clave, ya que le dio tranquilidad a los dirigidos de Sensini, que no habían logrado, en especial en el primer capítulo, establecer diferencias en el juego.

Coquimbo debió salir a buscar mejor suerte, Tapia agotó los cambios y llegó a la igualdad a los 83’ por intermedio de Sergio Felipe, quien sorprendió al meta local con un perfecto cabezazo.

Sin mucho tiempo por delante, Everton sintió la estocada y de la mano de su mejor hombre, Juan Cuevas, atrincheró a los Piratas cerca del arco de Cano, hasta que en un balón por la derecha, Vidal conecta un centro de Waterman con la mano cuando ya se jugaban los minutos de descuento.

El propio delantero oro y cielo, que había tenido un duelo personal con Cano durante todo el partido, se encargó de anotar el segundo tanto y poner la mínima diferencia con la que llegarán a la revancha en el puerto.

 

Colo Colo

En la otra llave de semifinales, Colo Colo dio un tremendo paso a la final, luego de golear en el Estadio Monumental a Unión Española, por 4-0. Los tantos del cacique fueron convertidos por Iván Morales, en dos ocasiones, Gabriel Costa y Emiliano Amor.

 

La llave está abierta

Para el técnico de Coquimbo Unido, Héctor Tapia, lo más justo habría sido una igualdad, no obstante, considera que la llave está abierta y que todo se resolverá en el duelo de vuelta que se jugará en el puerto en septiembre. “Hicimos un gran desgaste, lamentablemente nos encontramos con esa situación al final y ahora tenemos que ir a nuestra casa, nuestro estadio, con nuestra gente”, señaló.

Ante el hecho de darle descanso a jugadores más emblemáticos, Tapia dice que “estamos peleando en dos frentes, hoy día el plantel demostró estar a la altura, estuvimos cerca, e hicimos un buen partido donde el equipo mostró mucho coraje, aunque la llave está abierta”.

En el local, en tanto, el atacante Cecilio Waterman, reconoció que había sido muy difícil, ya que “desde un principio propusimos, lo que hizo Everton fue meritorio, ellos patearon muy poco al arco”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X