Crédito fotografía: 
Juan Carlos Pizarro
El domingo por la noche una riña terminó con el homicidio de Luis Valdés Valdés (38), quien fue atacado por otro sujeto que le cercenó el cuello con una botella de vidrio, según relatan testigos del hecho. Esto se suma al femicidio ocurrido la madrugada del martes 28 de abril, cuando Yulisa Cerda (22) recibió dos disparos por parte de su pareja, a la que había denunciado por maltrato en tres oportunidades. Ambos crímenes sucedieron en Las Compañías lo que ha generado preocupación en la comunidad.

“Siempre pasaban peleando. Se ponían a tomar ahí, y a fumar… usted sabe, otras cosas, entonces era inevitable que en algún momento sucediera algo más grave”. Con esta afirmación, uno de los vecinos de calle Valparaíso en el sector de Las Compañías, en La Serena, se refiere a lo ocurrido el domingo por la noche, justo frente a su negocio. 

Cuando llegamos al lugar, todos comentaban lo que le pasó al “Tutiño”, quien, según información policial, falleció víctima de una brutal agresión efectuada con un arma cortopunzante que le propinó otro sujeto bastante conocido en el sector, con quien solía juntarse. 

Si bien las primeras informaciones hacían clara alusión a que se trataba de un crimen pasional, producto de los celos de alguno de los dos, allí, en el sitio del suceso, los habitantes no dan crédito a que éste haya sido el origen de la riña. “Nada que ver, si no andaban en esa volá, se pusieron a discutir a lo choro, y al otro se le pasó la mano, pero no fue por una mina”, comenta una testigo, quien pasa junto a nosotros rápidamente, cubriéndose la cara con un polerón. 

Investigación abierta 

Pese a que la tesis del crimen pasional no es descartada, también se barajan otros motivos que habrían llevado al homicida a cometer la acción delictual, una de ellas sería un ajuste de cuentas cualquiera. Aquello es materia de investigación, y las indagatorias irían por buen camino ya que el imputado logró ser detenido rápidamente por la Brigada de Homicidios de la PDI.

“En las primeras diligencias de investigación y a través del trabajo de análisis criminal e inteligencia policial, se logró identificar a una persona quien sería el presunto autor del homicidio, el que corresponde a un hombre de 40 años, quien fue detenido y puesto a disposición del Juzgado de Garantía”, señaló el Comisario Claudio Alarcón, jefe de la BH La Serena, a través de un comunicado de prensa, sin entregar mayores detalles, los que sí entregan en Las Compañías. 

Resulta que el “Tutiño”, Luis Osciel Valdés Valdés (38) actualmente se encontraba en situación de calle, luego de haber salido de la cárcel hace un mes, tras cumplir una condena por robo. Antes de eso, tenía su casa la que compartía con una hija y su esposa, sin embargo los problemas con el alcohol y las drogas le impidieron reconstruir su vida y se vinculó con bastantes personas ligadas al mundo delictual. 

Pero no tenía una “mala fama” en el vecindario. Aunque su consumo problemático de drogas era evidente, “no era irrespetuoso con la gente”, aseguran en el sector. “Del otro cabro no sé mucho, venía para acá, pero era de más abajo”, agregan. 

La dinámica de los hechos

Las motivaciones del agresor todavía no se han establecido, pero lo que sí está más o menos claro es la dinámica de los hechos. Ambos sujetos se encontraban junto a otras personas bebiendo en la vía pública, cuando comenzaron a discutir. Primero fueron insultos, y golpes de pies y puño, pero en un momento el presunto homicida quebró una botella de vidrio y le cercenó el cuello a la víctima, ante la mirada atónita de algunos vecinos. 

Eran las 23:00, en pleno Toque de Queda, cuando “Tutiño” cayó al suelo, su atacante salió caminando y dobló por la calle Teniente Merino. En ese intertanto, una familia cercana al fallecido llegó a prestarle socorro a la espera de que llegara el SAMU. Sin embargo, nada pudieron hacer, ni ellos ni tampoco el personal médico. A eso de las 23:20 el hombre yacía muerto, tirado en el asfalto en un charco de sangre.   

Horas previas

Pudimos conversar con la familia que le prestó ayuda a la víctima, y nos contaron hechos anteriores que transcurrieron durante el día, y que “tal vez algo tuvieron que ver con el fatal desenlace del sujeto”. Evidentemente y por motivos de seguridad prefieren resguardar su identidad, pero manifiestan que el “Tutiño” había estado “trampeando” con otra persona.

“Lo estaban toreando, buscando y un tipo lo desafió a pelear en la tarde. Ahí se fueron, estuvieron como una hora, y cuando llegó me dijo que no me preocupara que estaba todo bien. Le pregunté qué había pasado con el tipo que supuestamente había peleado y me dijo que se había quedado por allá”, expresa la testigo, quien después de eso, perdió de vista al “Tutiño” para siempre. 

Pero cuando llegó la noche, también vino la trágica noticia. La vecina quien nos entrega el testimonio estaba esperando a su hija, y se preocupó porque era bastante tarde. Decidió salir, y cuando llegó a la esquina, en la intersección de Valparaíso con Teniente Merino, otro individuo se le acercó para decirle que no continuara su camino porque estaba “muy brígido”.

Ella se detuvo, y en ese intertanto vio llegar a su hija, lo que le dio tranquilidad por un momento hasta que vieron pasar frente a ellas al presunto autor del crimen, acompañado de una mujer, pareja de éste. “Iban vociferando ellos mismos que llamaran a una ambulancia, porque había cortado al ‘Tutiño’. Gritaba que él sabía dónde tenía que cortar para que muriera así que mejor que llamaran a una ambulancia”. 

Madre e hija fueron hasta donde la víctima se encontraba tirado, mal herido, prácticamente sin signos vitales. “Le puse un paño en el cuello para que parara la sangre, pero creo que ya no había vuelta. Después cuando llegó el Samu, ya estaba muerto. Hicimos lo que pudimos”, expresó la mujer, quien la madrugada del lunes estuvo declarando ante la PDI. 

Preocupación

Lamentablemente no es el primer hecho de sangre que tiene lugar en Las Compañías en menos de una semana. La madrugada del martes, producto de dos disparos fue asesinada Yulisa Cerda (22). El atacante era nada más y nada menos que su pareja, un sujeto de 24 años que se encontraba cumpliendo una condena en libertad y que había salido de la cárcel en el mes de agosto. 

Por más que la víctima denunció al individuo en tres oportunidades por agresión, desde el Ministerio Público no entregaron medidas de resguardo y protección a la víctima, algo que fue ampliamente cuestionado. En este caso, el sujeto se encuentra en prisión preventiva luego de entregarse voluntariamente a la policía. 

Ambos hechos han instalado la preocupación, tanto de la policía como de las autoridades policiales. En ese sentido, el general de Carabineros, jefe de la IV Zona policial, Jorge Tobar, manifestó que se hacía necesario revisar la situación.

“Ciertamente que este tipo de eventos son una alerta. Ya desde hace un tiempo venimos ejerciendo acciones en términos de prevención de algunos delitos, los que en general han ido a la baja, pero que en ciertos casos han aumentado como los de estas características que tienen que ver con la violencia en las personas. Se han logrado cosas importantes, pero si hay que redoblar los esfuerzos lo vamos a hacer”, sostuvo el alto mando policial. 

El encargado de Seguridad de la Unión Vecinal de Las Compañías, Luis Ponce, manifestó que la situación es bastante delicada. “Aquí habíamos tenido un periodo bastante tranquilo, pero desde hace un tiempo volvimos a ver este tipo de hechos delictuales. Creo que influye en que los esfuerzos se focalizan más en los sectores céntricos”, puntualizó el dirigente. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital