Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En el sector de Las Compañías, en La Serena, una familia se trasladaba en su automóvil junto a sus tres hijos cuando fueron interceptados por otro vehículo en el que venían dos sujetos, según se presume, a “cobrar venganza” en contra del padre, por rencillas anteriores. Dispararon a mansalva hasta vaciar el arma para luego darse a la fuga, y la única herida fue la niña que nada sabía de conflictos ni enemistades. Su cuerpo no aguantó el impacto de bala por lo que falleció una hora después en un consultorio.

En el lugar hay miedo y se nota. La intersección de calle Aconcagua con Carlos Cruzat en Las Compañías fue el escenario de uno de los crímenes más impactantes del último tiempo en la región, tal vez el más un injusto y más doloroso. 

Una pequeña de 3 años de edad fue baleada en el marco de un tiroteo. Recibió una bala que no era para ella, y su pequeño cuerpo no pudo resistir. Falleció cuando su camino en la vida apenas comenzaba. 

La peor noche

La niña era la menor de tres hermanos, hijos de una joven pareja que vivía en el sector de Los Llanos en Las Compañías y que intentaba salir adelante. Pese a la pandemia y a la crisis, esta familia se encontraba bien económicamente, estables. Él tenía un trabajo manejando maquinaria pesada y ella, en el último tiempo, junto con dedicarse a los niños que estaban en casa debido a la suspensión de clases, hacía dulces los que vendía entre sus contactos en las redes sociales. 

Pero la noche del lunes sucedió lo impensado, lo terrible, lo inexplicable. Todavía se investigan las causas que provocaron estos acontecimientos, sin embargo, ocurrieron y el tiempo no perdona. 

Según información entregada por el Comandante de Carabineros, subprefecto Gianni Barnato, la familia salió de su casa a bordo de un automóvil rumbo al terminal, para dejar al joven padre, de 24 años, quien debía retornar a su trabajo luego de algunos días de descanso. Eran cerca de las 21:15 horas, cuando se percataron que otro vehículo los iba siguiendo. 

De inmediato se preocuparon. Claro, a bordo del móvil venían dos individuos conocidos, de hecho, vivían en el mismo sector, con quienes previamente habían tenido una fuerte discusión. No era difícil imaginar que intentarían vengarse, “ajustar cuentas” por lo que intentaron eludirlos, sobre todo porque la pareja no iba sola, sino que llevaban a los tres menores de 9, 4 y 3 años y no querían que nada les pasara. 

Se produjo una persecución por varias arterias, sin embargo al llegar a la intersección de las calles Aconcagua con Carlos Cruzat, el automóvil en el que venían los dos sujetos se les atravesó impidiéndoles el avance. De inmediato vieron como uno de los individuos sacó su mano por la ventana con una pistola, apuntó y disparó sin darles tiempo para proteger a los más pequeños. No les quedó otra que resistir el tiroteo. 

Aun no se sabe cuántos fueron los disparos, pero uno de ellos dio en la menor de 3 años, la más pequeña de la familia, la bebé. Cuando los antisociales vaciaron el arma y se dieron a la fuga, la pareja se dio cuenta que la niña estaba herida. 

La desesperación los embargó, pero volvieron en sí, y atinaron a ir al centro de salud más cercano, al Cesfam Juan Pablo Segundo. Allí, el personal de turno hizo todos los esfuerzos para salvar a la pequeña y ella también se aferraba a la vida, pero no pudieron lograrlo. Finalmente, a las 22:27 falleció, casi una hora después de haber recibido el disparo. 

En el lugar

Personal policial que llegó luego de recibir el aviso del Cesfam dio cuenta al Ministerio Público quien dispuso la concurrencia de la Brigada de Homicidios de la PDI, para que se encargaran de la investigación, la que hasta ahora ha arrojado algunos resultados. Los sujetos estarían individualizados y el automóvil que utilizaron fue recuperado. 

Y sí, tal como dijimos al comienzo, en el lugar todavía había miedo, y se notaba cuando llegamos ayer por la mañana en busca de algún indicio, alguna respuesta para el macabro hecho que impactó a la región. Son pocos los que se atreven a decir alguna palabra, y rehúyen al darse cuenta que somos prensa. “No vi nada”, “no fue aquí” y “no se escuchó nada”, son las respuestas que más se repiten en la población. 

Sin embargo, otros sí dan cuenta de lo ocurrido, y ponen el acento en la falta de seguridad que existiría en el sector. “Aquí cuando empieza el Toque de Queda, pareciera que en vez de entrarse, la gente sale a la calle y rara vez se ve una patrulla policial, y menos militares”, sostuvo un vecino. 

La presidenta de la Junta de Vecinos del sector de Los Llanos, Maritza Tapia, apunta a lo mismo. “No se está respetando nada. Aquí hay muchos temas de drogas, el problema es que detienen a una persona y al otro día anda haciendo lo mismo, entonces uno no sabe al final qué está fallando, y terminan pasando estas cosas”, enfatizó. 

Municipio molesto

Más allá de la investigación que lleva a cabo la PDI, quien también se mostró preocupado por la situación fue el alcalde de La Serena Roberto Jacob, ya que advierte un problema de seguridad, basado en que este se trata del séptimo homicidio desde que comenzó la crisis sanitaria en la conurbación, y el cuarto en La Serena, particularmente en Las Compañías.

“La gente debería sentirse más protegida en toque de queda, pero ha sido todo lo contrario. Ya tenemos 4 crímenes y esto de la niñita es la gota que rebalsó el vaso. Aquí hay que hacer un llamado de atención, porque donde uno va la gente se queja y te dice que no sabe lo que está pasando, pero por otro lado te dicen que han bajado los delitos, entonces no sé. Yo ya me reuní con el general, pero creo que hay que volver a reunirse porque las cosas no están resultando”, expresó el edil. 

Un crimen complejo de prevenir

Desde Carabineros, el general Jefe de la IV Zona Jorge Tobar, se hace cargo de la percepción de inseguridad que puede generar el delito de homicidio, pero insiste en que este crimen no necesariamente tiene que ver con hechos delictivos previos.

“No siempre hay motivación delictual, pueden ser peleas vecinales, peleas entre amigos, etc. Situaciones que no se pueden resolver de otra forma, con gente que tiene pocos recursos para llegar a una resolución efectiva de conflictos”, manifestó, agregando que la prevención de los homicidios, no sólo depende de las policías. “Aquí se requiere una estrategia inter agenciada, donde estén coordinados distintos actores, estamentos sociales, y de diferente índole”, finalizó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital