Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Lo diremos sin eufemismos. Colapso de la red asistencial, agotamiento del personal médico y de las fuerzas armadas y de orden, falta de alimentación para las familias más vulnerables confinadas, pequeñas y medianas empresas destruidas, serios daños en la salud mental debido al encierro, y, lo más grave, más contagios y muertes. Estos son algunos de los efectos adversos, que vendrían si la ciudadanía no respeta estrictamente la medida decretada, la que podría extenderse de manera indeterminada, si no se logra detener el virus. Crítico, pero real

La mañana de este jueves (ayer) en los sectores céntricos de La Serena y Coquimbo reinaba la tranquilidad. Había comenzado la cuarentena total y las Fuerzas Armadas de Orden y Seguridad, se encontraban distribuidas en diferentes puntos de ambas comunas controlando y fiscalizando que nadie que estuviera circulando no contara con el permiso respectivo.

En términos generales, la evaluación era bastante positiva y pese a que se registraron algunos retenidos, la gente actuó con responsabilidad manteniéndose en sus casas. Sin embargo, aquello no sería el reflejo de lo que puede pasar en los próximos días, ya que, pese a que lo ideal es que siga este buen comportamiento, según los expertos, la realidad indica todo lo contrario, lo que tendría consecuencias devastadoras tanto a nivel de salud, como económicas y sociales.

Expectativa versus realidad

El escenario ya es complejo, pero podría ser peor si el confinamiento obligatorio se extiende. Aquello lo han expresado las propias autoridades, agregando que esto depende en gran medida de que las personas acaten esta medida con responsabilidad. “El Estado está haciendo todo de su parte, pero esto es un complemento respecto de lo que también tiene que hacer la sociedad civil y la comunidad en su conjunto. Tienen que tomar conciencia de que el Covid está matando personas”, expresó el general de Carabineros Jorge Tobar.

Pero, ¿qué posibilidades hay de que la cuarentena sólo dure 14 días? Lo cierto es que existen esperanzas, pero el propio Jefe de la Defensa Nacional, el general Pablo Onetto, ha señalado que es poco probable, ya que no ha ocurrido en ningún lugar del país. Sin embargo, insiste en que hay que hacer todo lo posible. “Tenemos que decirle a la gente que si son irresponsables, más tiempo estaremos encerrados”, indicó.

Desde el Colegio Médico, el presidente regional del gremio, Rubén Quezada, manifestó que el que la cuarentena se extienda sólo por dos semanas es bastante complejo, porque es recién en este lapso de tiempo en el que la autoridad sanitaria podrá hacer una primera evaluación respecto a si los contagios han disminuido, se han mantenido, o incluso aumentado. “Es fundamental bajar el porcentaje de movilidad de las personas. Para hacer una evaluación en relación a si la gente está siendo responsable, no basta con conocer la cantidad de permisos, o las infracciones, sino saber cómo se desplazan los individuos, lo que se puede medir en base a nuestros celulares, algo que es utilizado por el Minsal. Nosotros, en la región hasta ahora habíamos reducido muy poco la movilidad, alrededor de un 10%, lo que esperamos es que con la cuarentena se reduzca un 60% al menos. Con este número podríamos asegurar un descenso de los casos, si no llegamos a este número es muy complejo, y la cuarentena debiese continuar. Eso lo determina el Ministerio de Salud”, indicó Quezada.

Para los trabajadores de la salud prolongar el que la cuarentena no tenga buenos resultados también sería devastador, ya que lo ven prácticamente como la “última oportunidad” de lograr controlar el virus, frente a funcionarios que se encuentran agotados, y una red asistencial que si bien ha tenido una buena respuesta, en algún momento también podría colapsar. “Muchos han tenido que extremar sus turnos, alejarse de sus familias, y en cuanto a la red, ya ha vuelto a existir una saturación, por tanto el llamado a la gente es a ser responsable, a cuidarse para disminuir esta movilidad efectiva”, precisó.

Intendenta: “no podemos confiarnos”

La intendenta regional Lucía Pinto, hizo una positiva evaluación en las primeras horas de la cuarentena, pero llamó a “no confiarse”, ya que si hay un mal comportamiento de la ciudadanía nada tendrá sentido, y el confinamiento podría extenderse indeterminadamente. “Espero sinceramente que durante estas dos o tres semanas tengamos un comportamiento ejemplar, porque no hay otra forma de terminar con esto”, dijo, precisando que está consciente que la medida implica una merma económica “principalmente en lo que significa para los trabajadores que no pueden generar recursos desde sus casas día a día (…) Pero afortunadamente coincidió con el comienzo de la entrega de alimentos para Chile 2, en donde Coquimbo y La Serena van a tener cerca de 40 mil cajas estas semanas”.

De todas formas, pese a las ayudas para las familias más vulnerables, Pinto sabe que “la pandemia financiera” está dejando huellas en las pequeñas y medianas empresas, el comercio y un sinfín de actividades, por lo mismo, se requiere salir de esto pronto, tanto por la salud de las personas como por su subsistencia. “Es por eso que estamos preparando los protocolos y las formas para cuando termine esta cuarentena que esperemos sea más temprano que tarde, podamos reactivar aquellos sectores económicos que Salud nos permita, para ir reponiéndonos de esta crisis”, explicó la autoridad regional.

Alcaldes y pronósticos

Los alcaldes de La Serena y Coquimbo, en primer término, hacen el llamado a que la comunidad respete la normativa y actúe con responsabilidad. Consultados respecto a si estaríamos preparados para enfrentar una prorrogación de la cuarentena,  tienen distintas visiones. El edil de la capital regional Roberto Jacob, afirma que no se quiere adelantar, aunque sabe de las consecuencias si esto llega a ocurrir. “A lo mejor no se justifica, extenderla, pero si no hay resultados, claro que la van a ampliar, y esto tiene consecuencias para los microempresarios, para el comercio. Pero es algo que tenemos que hacer sí o sí, porque la forma en que estábamos subiendo los contagios era tremenda, la gente no hizo caso y la última medida es la cuarentena”, sostuvo Jacob.

Por su parte, la autoridad porteña Marcelo Pereira, está convencido de que la medida no durará menos de un mes, y esto tiene que ver con lo que ocurrió en los días previos, donde hubo largas filas y aglomeraciones. “Lo que creo es que en la primera evaluación que se haga, y lo digo como médico, se producirá un aumento y en la primera semana y la segunda semana tendremos números muy parecidos, y ya después de la tercera semana puede que empiece a bajar y eso lo veamos recién la cuarta semana. La cuarentena va a durar lo que tenga que durar, y eso va a depender de nosotros mismos”, manifestó, agregando que evidentemente que existirá un daño económico, para las pymes y para las familias, “por eso son importantes las medidas que se van tomando para proteger no sólo a la clase media, sino que a los microempresarios para que puedan volver a surgir. Nosotros como municipio, por ejemplo, dimos la posibilidad de pagar las patentes de alcoholes el próximo año en dos cuotas, y en las diferentes patentes comerciales suspender el pago por tres meses a las pymes, y después vamos a dar un plazo de seis meses para que se pongan al día, sin intereses”, aseveró el edil.

Daño irreparable

Hay consenso en que la salud es la prioridad, y consecuentemente respetar la cuarentena es fundamental, no sólo para frenar el virus, sino también para que el sustento de miles de familias no siga muriendo. Así lo expresó el presidente de la cámara de comercio de Coquimbo, Fernando Guzmán. “No queríamos llegar a este punto, pero se cometieron muchos errores y llega ahora, cuando buena parte de nuestros asociados ya están en el suelo. Pero bueno, si ya está decretada lo que tenemos que hacer es respetarla, porque si no lo hacemos esto no va a parar nunca. Necesitamos que aquí las autoridades se pongan las pilas fiscalizando, ya que no lo hicieron antes, y que la gente también responda. Por culpa de los irresponsables tenemos este nivel de contagios, y una gran cantidad de pequeños empresarios al borde de cerrar sus negocios. Si esto se prolonga más, será una completa debacle, pero se va a tener que prolongar si no hay buenos resultados”, insistió.

Patricio Araya, líder del gremio en La Serena, hace el mismo diagnóstico, por ello realiza un potente llamado a que el confinamiento se respete. “Quince días son demasiado y vienen a darle el golpe de gracia a muchas empresas pequeñas. Uno quisiera que fuera menos tiempo pero hay que ser realista y seguramente esto se va extender y nos afectará. La gente que ya venía mal, y que no vende productos esenciales ha tenido que cerrar sus puertas, y quién sabe si las vayan a poder volver a abrir. Si pasa más de un mes, es difícil que las pymes puedan aguantar sino hay ayudas del gobierno”, explicó Araya.

La salud mental

Pero no sólo problemas económicos tanto en las familias, como en las Pymes son los que se prevé se agraven en la medida que la cuarentena se extienda más y más. El colapso mental podría llegar a niveles alarmantes, sobre todo en sectores donde las viviendas tienen muy poco espacio, y sus habitantes no pueden salir. De hecho, en el escenario de encierro, se han visto agudizadas las patologías psiquiátricas, como la depresión producto del estrés y la incertidumbre. Incluso se ha detectado un incremento de los casos de violencia intrafamiliar durante la pandemia, precisamente debido a esto. Para el psicólogo clínico Rodrigo Robles, “esta situación conlleva una situación de estrés evidente, y en algunos casos se verán efectos negativos”, indica. Sin embargo, aclara que no todos los individuos asimilarán igual lo que está ocurriendo. “Todo depende de la manera en que esto se enfrente. Puede ser que a un grupo de personas no les pase nada porque su forma de enfrentar el estrés es adecuada, y tienen una importante red de apoyo. Pero en otros casos, sí les afectará, porque se guardarán lo que sienten y lo que les pasa es que simplemente comienzan a resistir. Y cuando pasa una semana, dos semanas, tres semanas, un mes, y seguimos resistiendo, ahí llega un punto en el que se produce una crisis que puede desencadenar en cualquier cosa”, finalizó el especialista, dejando claro que lo mejor para todos es respetar el confinamiento y así evitar todo lo negativo que trae aparejada esta crítica situación, la que, eso sí, todos coinciden, resulta necesaria para frenar el virus.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital