Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
De acuerdo a los reportes del Minsal, desde el 4 de enero, la comuna puerto ha registrado un aumento de 117% en los casos Covid positivos, y La Serena un 80%. Le siguen Valparaíso con un 74% y Viña del Mar con un 71%. Expertos aseguran que las cifras eran predecibles debido a la población flotante, y que “resultan preocupantes”. Consultados, desde el Servicio de Salud señalaron que sólo se referirían a la situación en punto de prensa oficial.

Sin duda una medida controversial ha sido la de entregar permisos de vacaciones durante la temporada estival. Esto, porque la segunda ola del Covid ya toma fuerza a lo largo del territorio nacional. Sin embargo, la reactivación económica y social, sumada al derecho de las personas a trasladarse y relajarse después de un año complejo, jugaron a favor de que se comenzaran a entregar desde el día 4 de enero.

Dentro de los destinos más solicitados están las comunas de la conurbación, tanto La Serena como Coquimbo, así como Valparaíso y Viña del Mar, entre otras. En particular, en la zona, según cifras de Carabineros, se han entregado 86.291 permisos lo que equivale a un 11,1% del total del país.

Efectos no deseados

Si bien es cierto, el arribo de los veraneantes, provenientes en su mayoría de la Región Metropolitana, han contribuido potenciar un alicaído sector turístico –incluyendo el gastronómico y hotelero-, también han estado presentes los “efectos no deseados”, es decir, que debido al alza de la población flotante igualmente se eleve el número de casos de coronavirus. De ello, dan cuenta las cifras del propio Minsal, donde se muestra cómo en las comunas con mayor cantidad de visitantes los contagios se han incrementado.

Tomando los números de la primera quincena de enero, la curva va en ascenso en los balnearios, y porcentualmente, las ciudades que registran el aumento más significativo son Coquimbo y La Serena. La comuna puerto, para el día 4 del primer mes del año, presentaba 73 casos, cifra que, al 15, ascendió a 159 (variación de un 117%), mientras que La Serena, en las mismas fechas, pasó de 89 a 153 (80%).

A las ciudades de la conurbación le siguen Valparaíso, con un aumento de 74% y Viña del Mar con una variación porcentual al alza de 71% en los contagios.

Preocupación de los expertos

Desde un comienzo existió preocupación, y las autoridades regionales implementaron medidas tendientes a controlar la llegada de posibles vectores de contagio, con la aplicación -aleatoria y voluntaria- de exámenes PCR en la Aduana Sanitaria de Pichidangui. Consultados en el Servicio de Salud sobre la tasa de positividad que habían tenido hasta el momento, para poder hacer la relación entre esta alza de casos y los turistas, precisaron que contaban con el indicador, pero que sólo lo darían a conocer el día de hoy en un punto de prensa a realizarse a las 17:00 horas, precisamente en el lugar de control.

Desde la comunidad experta, la epidemióloga y doctora en Salud Pública de la ULS, Paola Salas, afirmó que la explicación respecto al aumento de casos es sencilla, ya que, al haber mayor cantidad de población, “aumenta la movilidad y también la densidad poblacional (…) Pero era algo esperado, y se dijo que había que hacer una reevaluación en la primera quincena de enero, estamos en la fecha y lo que yo aconsejaría es que estos permisos se reevaluaran, y en base al impacto que se está produciendo tomar las decisiones”, manifestó.

Muriel Ramírez, epidemióloga de la Universidad Católica del Norte, también entregó su visión y puso el acento en que este aumento era producto de una mezcla de los casos originados durante las fiestas, y la movilidad por el aumento de turistas. “Acá influyen varias cosas. Tenemos a los turistas, que con el permiso de vacaciones era predecible que causaran este efecto, también las aglomeraciones que tuvimos a fin de año, y no hay que dejar de lado que ya veníamos subiendo”, especificó.

Ahora bien, también reparó en lo confusa que puede ser la cifra real de turistas que han llegado a la región, independiente de los contagios, ya que, si bien se da a conocer la cantidad de permisos, esta no guarda relación directa en la mayoría de los casos, con el número de personas que ingresan a la zona. “Los menores no piden permiso, no se contabilizan, entonces, con un permiso podrían ingresar más personas. Podría ser que el número real de turistas sea 3 o cuatro veces más que lo que se da a conocer en base al permiso”, asegura, lo que produciría un problema al momento de establecer la tasa de incidencia que normalmente se calcula en base al número de casos por la población. “En estas circunstancias no podríamos saber cuánta es la población”, ejemplificó.

Colegio Médico pide tener voz

El presidente regional del Colegio Médico, Rubén Quezada, lamentó que en la medida de los permisos no se haya tomado en cuenta a todos los actores, lo que podría haber evitado los malos resultados de la estrategia hasta ahora. “Había que considerar la capacidad turística del lugar, y el aspecto epidemiológico y sanitario de los destinos. Todo eso debió ser considerado para que estos permisos pudiesen tener una limitación semanal, no poder superar cierta cantidad, y además estar vinculado a una comuna en específico, porque las personas que vienen a un balneario circulan por toda la región aumentando la contaminación viral, entonces, hay que reconsiderar esta medida. Es difícil abolir el desplazamiento, pero se pueden perfeccionar las cosas”, sostuvo.

Edil Coquimbo 

La comuna de Coquimbo es la que mayor alza registra desde que se comenzaron a entregar los permisos de vacaciones, y en ese sentido el alcalde Marcelo Pereira remarca que “son cifras muy parecidas a las que tuvimos semanas previas al inicio de la cuarentena total en el mes de julio del 2020 y que ciertamente nos mantienen en alerta pues creo que nuestra comuna y toda la región no podría sobrellevar un confinamiento nuevamente”, dijo el edil.

Agregó que desde el primer momento que conocieron la noticia del otorgamiento de este permiso excepcional, “hemos sido muy críticos con una medida totalmente centralista, donde los alcaldes no fuimos consultados. Nos preocupa seguir aumentando los casos, pero también perder la trazabilidad, que en Coquimbo actualmente está en un 96% y que sabemos no debe ser inferior al 80%, de lo contrario, estaríamos expuestos a un rebrote”.

Finalmente, aseveró que este aumento de los casos los lleva a pensar que efectivamente en algunas semanas se podría retroceder de fase o incluso llegar  a una cuarentena, por ello, “vamos a solicitar al intendente regional y al seremi de Salud, que se nos den una respuesta sobre la solicitud de contar con un PCR de 72 horas al momento de ingresar a la región, como también limitar virtualmente la cantidad de permisos de vacaciones que se otorgan semanalmente con destino a Coquimbo y ello hacerlo de acuerdo a la capacidad turística y sanitaria de la comuna”, concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X