Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Ayer en la madrugada comenzó a regir la norma que obliga a las personas a usar mascarilla en el transporte público y privado remunerado, esto como una nueva medida de resguardo frente al coronavirus dictada por la Autoridad Sanitaria el pasado lunes. Personal militar, carabineros, PDI, Seremi de Salud y de Transporte estarán fiscalizando la norma y las sanciones podrían llegar a ser millonarias, pese a eso la Autoridad Sanitaria llamó a la conciencia y el autocuidado.

La madrugada del miércoles entro en vigencia la obligatoriedad del uso de mascarilla en el transporte remunerado de pasajeros tanto público como privado.

Fue en diversos puntos de la conurbación donde personal militar, de carabineros, PDI,  además de fiscalizadores de las Seremis de Salud y Transporte, se subieron a las micros para constatar que los pasajeros cumplieran con la orden dictada desde la Autoridad Sanitaria.

"Las medidas de fiscalización están y se han hecho muchísimo más rigurosas, lo que se pretende es fiscalizar en distintas situaciones de manera de comprobar que las personas están llevando a cabo las medidas" indicó la intendenta Lucía Pinto.

En la región de Coquimbo se  cursaron 43 infracciones a personas que no utilizaron la mascarilla según informó el General Jorge Tobar, jefe de la IV Zona de Carabineros. Detalló que hubo 8 en Limarí y 35 en Coquimbo.

Mientras que  el Seremi de Salud, Alejandro García fue enfático en recalcar que la mejor medida de prevención era el distanciamiento social.

"Lamentablemente cuando uno está en el transporte público o privado el distanciamiento social no se puede cumplir, por lo tanto, para poder proteger a la población que va a utilizar este tipo de transporte se les solicita y obliga a la utilización de la mascarilla, ese es el fundamento principal" precisó.

Fiscalizaciones

"Todo transporte que se pagado debe utilizar siempre la mascarilla para prevenir esta trasmisión del covid-19, en el caso que sea fiscalizada la persona que no lo está utilizando se pueden aplicar dos sanciones, una que puede ser por el código sanitario, que va desde una amonestación, sino una multa que corresponde a un dinero y dependiendo de la gravedad del caso puede ascender entre 0,1 hasta 1.000 UTM" indicó la Autoridad Sanitaria.

Quienes también estarán fiscalizando que la norma se cumpla es carabineros, en ese contexto el Prefecto de Coquimbo, Tte. Coronel Carlos Rojas expresó que "todas las personas que utilicen el transporte público o el transporte privado sujeto a pago, deberán utilizar mascarillas, por lo tanto las personas que infrinjan esta norma, contravienen lo dispuesto en la Resolución Exenta Nro. 244 de la Subsecretaria de Salud Pública y que fue refrendada para el caso de nuestra Región por la Resolución Exenta Nro. 11 del Jefe de la Defensa Nacional".

"El concepto deberán, es imperativa, por lo tanto es una obligación el uso de este elemento tanto para los conductores como para los pasajeros, y los que sean sorprendidos infringiendo esta normativa deberán descender del vehículo y además serán denunciadas al Ministerio Publico y al Ministerio de Salud para la aplicación de las multas o penas que correspondan" enfatizó el Prefecto.

Además de carabineros, las fiscalizaciones podrán ser ejercidas por el ejército y la PDI, quienes  deberán realizar el procedimiento descrito por el Prefecto de Carabineros.

Llamado al autocuidado

Pese a que se estará fiscalizando el cumplimiento de la norma, en la Seremi de Salud saben que no podrán tener personal en todos los puntos, es por eso llamó al autocuidado y la conciencia.

"Este es un llamado de conciencia de las personas y a la comunidad al respeto, al trabajo en conjunto, que no solamente estén esperando la sanción para que esto se cumpla".

Esta medida se suma a las que ya se han aplicado, como la prohibición de trasladarse a segundas viviendas, el aislamiento de contactos y casos sospechosos, toque de queda las que fueron puestas por la autoridad para el resguardo de la salud de la población. 

Conductores evalúan

Una medida que agradecieron los conductores del transporte mayor, ya que desde que comenzó la crisis habían estado solicitándola, contó a El Día el presidente del Sindicato n°2 de Lisanco, Nemesio Blanco.

"Es una medida positiva que mitiga en parte el riesgo de contraer el virus, estamos en riesgo latente, todas las horas sentados en la micro tenemos ese riesgo latente, si mitigamos todas las cosas en contra sería fantástico".

El dirigente expresó que no ha sido fácil convencer a sus empleadores de entregarles los insumos necesarios para el resguardo de su salud, pese a que la el Código del Trabajo así lo establezca. Relató que no fue hasta que intervino el sindicato que los dueños de las máquinas los proveyeron con algunas mascarillas y guantes.

"Estamos en primera línea los conductores, recibimos dinero por mano, vamos sentados y no tenemos como resguardarnos, por último que nos pongan un plástico o algo como en las farmacias. Nosotros estamos todos los días viendo que muere gente en otros países y no queremos lo mismo".

Y agregó que "las maquinas las sanitizaron una vez y eso no lo hizo ni siquiera una empresa certificada. A un operario que hace aseo en las máquinas lo vistieron lo blanco y le dieron un máquina de sanitización para que la usara y eso fue todo".

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X