Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Gran cantidad de personas transitan a diario por el centro de las principales ciudades de la Región de Coquimbo, zona comercial y financiera, donde confluyen problemáticas difíciles de abordar, como el gran número de comerciantes ambulantes que entorpecen la circulación de las personas y los delitos tales como hurtos, robo por sorpresa y robo en lugar no habitado, entre otros.

Caminar por cualquiera de los centros de las grandes urbes de la Región de Coquimbo, como La Serena, Coquimbo y Ovalle, es parecido, filas en los bancos, farmacias y tiendas, congestión vehicular y decenas de comerciantes ambulantes dispuestos en las calles y paseos peatonales y semipeatonales, que dificultan el desplazamiento.

A lo anterior se suma la sensación de inseguridad por la posibilidad de contagio de Covid-19 o ser víctima de algún delito, como robo por sorpresa, coloquialmente llamado lanzazo, hurto o robo con violencia.

“Los principales problemas que se están originando en el centro de la ciudad es lo relacionado con la delincuencia y las altas probabilidades de contagio que se puedan producir producto de que hoy el centro está prácticamente tomado por vendedores ilegales”, sostiene Carlos Orrego, comerciante del centro de La Serena y parte de un colectivo ciudadano, compuesto por asociaciones gremiales y sociales del centro de la capital regional y que busca, justamente, propiciar acciones que mejoren las condiciones del centro.

Según explicó Rolando Casanueva, coordinador regional de Seguridad Pública, “la pandemia ha provocado un cambio en el comportamiento social. Se ha limitado el horario que tiene la gente para hacer muchos trámites”, lo que conduce a grandes congestiones, tanto de vehículos, como de personas, sumando además a comerciantes ambulantes que dificultan el desplazamiento.

 

Los delitos

Casanueva señaló que cuando se trata de comercio ambulante se está en presencia de dos infracciones “una es que es un comercio ilícito, no regulado, y el segundo es entorpecer el libre desplazamiento de las personas sobre la acera, al reducir ese espacio lógicamente se produce una obstrucción y es una infracción a la ley de tránsito”.

En cuanto a los delitos como robos por sorpresa, hurtos y robos en lugar no habitado, el funcionario sostuvo que la tasa de criminalidad en las ciudades ha caído. “Si uno ve la estadística todavía mantenemos una tasa de incidencia muy baja, estamos en cifras de menos 23% de delitos, pero no obstante a ello, siguen siendo cifras negativas”.

Jorge Tobar, general de Carabineros en retiro y magister en criminología, indicó que “en el plano de la conurbación existen problemas de carácter vial, hay una situación vial que debe ser atendida prontamente y que genera un gran trastorno en la ciudad especialmente en los horarios punta”. Quien además fue jefe de la IV Zona, agregó que también se debe poner especial atención en el microtráfico de drogas, ya que este delito es un generador de otros ilícitos, “cerca de un 80% de los delitos que se generan en Chile son inducidos por el microtráfico y el tráfico de drogas, y en ese sentido me parece a mí que hay mucho trabajo por hacer. Esto deriva en muchos delitos en contra de las personas y en contra de la propiedad, ahí tiene que haber un trabajo”.

 

Trabajo permanente y coordinado

Para abordar estas problemáticas se están realizando diferentes acciones. Rolando Casanueva indicó que  “nuestro intendente nos ha encomendado encarecidamente seguir trabajando, viendo cómo podemos ir regulando esto mediante la utilización de drones, haciendo un trabajo de avisos por altoparlantes, para que la gente se regule en el desplazamiento , la aglomeración de público y de esa manera tratar de regular de mejor manera el espacio físico del centro de las ciudades, no es una tarea fácil, pero sí requiere un trabajo continuo, tanto de las policías como de las municipalidades, porque la regulación del comercio ambulante en gran medida, depende de los municipios”.

Casanueva agregó que “se tiene que complementar con el análisis criminológico. Este análisis va encaminado a robos por sorpresa, robos con intimidación, el hurto, y por supuesto el robo en lugar no habitado como es un negocio”, añadiendo que se trata de un “trabajo permanente que se tiene que ir realizando, con la comunidad, con Carabineros, Policía de Investigaciones y si es necesario también con la Fiscalía”.

Para Carlos Orrego es necesario que las personas denuncien los delitos y establecer un cuadrante especial para el casco histórico de La Serena. “Este sector del centro de la ciudad es donde más se están cometiendo delitos de diferente índole, asaltos, cartereos, robos, alunizajes. Hay muchos de estos delitos que no se denuncian, entonces no entran dentro de la estadística de Carabineros. También es importante hacer este cuadrante y también hacer un trabajo más específico con las denuncias ,para que sean reales para que Carabineros pueda pedir más recursos al gobierno o a la misma institución que asignen más dotación”.

 

Cuando se trata de embellecer la ciudad

Otro de los temas fundamentales para mejorar los centros de las ciudades tiene que ver con las líneas arquitectónicas, ya que “la ciudad o el centro histórico tiene mucha relevancia y cuando la gente ve algo que está fuera de contexto impacta y reclama”, señaló Marcela Barría, arquitecto y especialista en conservación del patrimonio arquitectónico.

Es por ello que es importante contextualizar las obras arquitectónicas a la realidad de las ciudades. “Muchas veces hay edificios que se hacen muy desde la oficina, es súper importante hacer el estudio de las alturas, el entorno y si el entorno está mal , que genere que el entorno vuelva a renacer y que sea esa obra de arquitectura el punto de partida para generar un desarrollo más armónico dentro de la ciudad”, indicó la arquitecto.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X