Crédito fotografía: 
Cedida
Especialistas del Hospital de La Serena entregan recomendaciones para cuidar la salud ante esta modificación, que esta vez, se realizará en el contexto de la Emergencia Sanitaria.

Este sábado 4 de abril, cuando sean las 00:00, los chilenos deberán atrasar una hora sus relojes, tal como en 2019, pero este año, en un escenario completamente distinto producto de la pandemia por Coronavirus, donde muchos se encuentran en cuarentena preventiva, los adultos realizando teletrabajo, los niños y jóvenes en sus hogares debido a la suspensión de clases y otras personas también en sus casas, luego de haber perdido su fuente laboral.   

Un panorama complejo que genera preocupación en la sociedad, con sentimientos de angustia, ansiedad y estrés que podrían aumentar con este cambio de horario, que de por sí, ya puede generar somnolencia, irritabilidad y falta de concentración, producto de que existe la sensación de que el día se acaba antes, al oscurecerse más temprano.

“Ya estamos sometidos a gran estrés y un cambio de hora aumenta ello, al tratar de adecuarse nuestro reloj biológico al cronológico. Esto va durar un tiempo, esta situación causa una mayor liberación de sustancias como el cortisol y adrenalina, que nos pone en alerta forzada, por lo tanto, veremos personas más inquietas, distraídas, irritables, con más ansiedad y con cambios de humor. Es importante comprender que este es un proceso adaptativo que incluso puede durar más de 2 meses, así que este cambio de horario va a ser más difícil que otros años”, explicó el doctor Héctor Carrasco, jefe de Psiquiatría del recinto asistencial serenense.

Y ¿cómo podemos adaptarnos a este cambio? Fabiola Galleguillos, psicóloga del Hospital de La Serena, recomienda “descansar antes de ir a dormir, comer de manera saludable y no consumir comida muy pesada antes de ir a la cama y hacer actividad física en el día para ir gastando energía, eso sí, por lo menos 2 horas antes de dormir. La idea es que tengamos un sueño reparador porque así también beneficiamos a nuestro sistema inmunológico. Para manejar el estrés y la ansiedad hay técnicas que se pueden aprender y son fáciles, poner música de relajación también ayuda, uno puede escucharla estando quieto, mientras hago el aseo, lavo la loza o preparo la comida”.

Por su parte, el doctor Carrasco aconseja “tratar de hacer la vida lo más normalmente posible, ordenar los quehaceres para permitirse entender en qué momento están en la mañana, en la tarde o en la noche y hacer aquellas tareas que requieren mayor energía en la mañana y la de menor, en la tarde-noche, entendiendo que todos somos personas diurnas y dejando también tiempo para el ocio, la relajación y la vida familiar. Es importante mantener una buena comunicación al interior del hogar, evitar comer entre comidas y disminuir la cantidad de horas frente a pantallas, ya sea televisor, computador o celular, dado que la luz que emiten alteran la calidad del sueño”.

Ante la necesidad de contar con más luz natural durante la mañana, el Ministerio de Energía decidió adoptar esta modificación. Cabe destacar, que este cambio de hora durará 5 meses, es decir, hasta las 00:00 horas del sábado 5 de septiembre. En la Región de Magallanes y la Antártica Chilena se mantendrá el horario de verano, tal como lo decidió la comunidad en 2017.

¿Qué hacer si siento angustia, ansiedad o estrés?

La psicóloga Fabiola Galleguillos señaló que existe una técnica de respiración consciente muy fácil y efectiva para combatir los sentimientos que nos invaden estos días, denominada “4, 7, 8”, que consiste en inhalar por la nariz y luego exhalar por la boca contando mentalmente 4 segundos, luego, hacer lo mismo pero por 7 segundos y para finalizar, inhalar y botar el aire en 8 segundos. “Esto lo podemos repetir de 3 a 5 veces antes de acostarnos, no nos va a dejar durmiendo, pero permite relajarnos y tomar conciencia de nuestro cuerpo y nuestra mente aquí y ahora”, explicó la profesional en salud mental.

¿Cuándo consultar a un especialista?

Galleguillos indicó que “si pasa una semana, y estas dificultades ya están interfiriendo permanentemente en mi vida, sigo irritable, mi sueño está muy interferido luego de este cambio de hora, despierto muchas veces en la noche, mi familia ya me ha hecho comentarios o yo mismo noto que ya no puedo sostener estas emociones, recomiendo que consulte con un médico especialista, ya sea un psiquiatra o un neurólogo, evitando la automedicación. Estos profesionales también pueden derivar a un psicólogo para el manejo consciente de la ansiedad que produce la situación en la que nos encontramos”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital